viernes, 23 de octubre de 2009

El Centenario de Recúpero, el último poeta maldito


(Por Pedro Menárdez) (1)

Francis Oliverio Recúpero nació en Tapiales, Argentina, el 11 de octubre de 1.909. Nunca perteneció a ninguna de las corrientes literarias de su época, y ese desarraigo lo pagó con sangre en la única oportunidad que tuvo de dar a conocer su poesía. El duro tributo lo obló en la SADE (2) una fresca tarde de fines de 1.928, ocasión en que recibió un pisapapelazo en su frente (3), segundos después de anunciar el título de una poesía que nunca alcanzó a recitar (4)

El meteoro en cuestión (6) le produjo gran impacto emocional y físico también, ya que sufrió una herida sangrante. De inmediato se trenzaron a golpes de puño las fuerzas de choque de los antagónicos grupos de “Boedo” y “Florida”, lo que arrojó un triste saldo de heridas y contusiones varias: entre otras un chichón en la magna testa borgeana, producto de un paraguazo “boedista” (7), y un ojo en compota sufrido por Mariani, consecuencia de un puñetazo desconocido y avieso.

El disgusto que sufrió Recúpero por esa batahola fue tan grande que nunca más se lo vio en público. Edwin Williamson dice que fue invitado por Horacio Quiroga a acompañarlo en el que sería su postrero viaje a la selva misionera (8), dato que nunca fue verificado porque a ninguna otra persona se le ocurrió preguntar por el poeta en los calurosos aserraderos y trasmanosas (9) aldeas del norteño litoral argentino

Las últimas noticias nos dicen que en el reciente descubrimiento del sótano de la SADE se han encontrado también algunos versos del último poeta maldito (y único argentino) que según Harold Bloom (10) integra el parnaso malditista (11) junto a un Rimbaud, un Mallarmé, un Verlaine, un Villon, un Baudelaire, un Corbiére, un Artaud, un Keats y un Poe (12)

Lo cierto es que a cien años de su natalicio, no sabemos si por el mismo vate (quien continuaría sus días en la selva misionera) o bien a través de un hijo suyo (que alimentaría la confusión sobre la supervivencia del padre a la manera del mago Gamauta) hemos recibido autorización para recordarlo mediante la publicación de los legendarios “Doce Poemas Mortales de Recúpero”

La Menor Idea quiere homenajear al poeta y en futuras entregas irá dando a conocer en forma exclusiva cada uno de los trabajos que componen La Suma Docena Recuperana.

Espero, distinguido lector, que esté a la altura de tan excelsa obra (13)



NOTAS

(1) Poeta Argentino Contemporáneo. Erudito en cuestiones literarias. Matricero

(2) Sociedad Argentina de Autores

(3) Perdón por la extravagancia en el uso del sufijo "azo"

(4) “Tu c… (5) es prácticamente hermoso”

(5) Culo

(6) Perdón por la metáfora

(7) Sin embargo algunos creyeron ver la mano del otro Oliverio empuñando el artefacto, pese a ser ambos del grupo de Florida. Girondo podría haber aprovechado la confusión para saldar cuestiones de polleras ajenas al quehacer literario (digo las cuestiones, no las polleras)

(8) Edwin Williamson, “Recuperando a Recúpero”, pág. 1

(9) Perdón por el neologismo por derivación

(10) Harold Bloom, “El Canon Literario”, pág. 2345

(11) Esta no es mía, es de Wikipedia

(12) No los he leído a todos, pero si lo dice Bloom…

(13) Me refiero a Usted, querido lector

L


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada