miércoles, 23 de diciembre de 2009

Claudio de Alas: la verdadera historia del último y único poeta maldito colombiano

Por Francis Oliverio Recúpero

“Aunque pueda parecer una paradoja (y las paradojas siempre son peligrosas), no por eso es menos cierto que la vida imita al arte mucho más de lo que el arte imita a la vida” Oscar Wilde, “La decadencia de la mentira”





Por esos pequeños milagros que la vida a veces nos regala (1), llegó a mis manos un libro llamado “El Cansancio de Claudio de Alas”
Con suma atención me puse a leer sus poesías, y quedé subyugado, maravillado con este poeta colombiano que escribió, hace cien años, versos como éstos:

“Con la santa impudicia de una estatua desnuda
este Libro sonoro, doy al vértigo humano:
fue sentido en la Muerte, el Pecado y la Duda
y con sangre del alma, lo escribí con mi mano”

¿Quién fue Claudio de Alas?

Juan José de Soiza Reilly, compilador testamentario de Jorge Escobar Uribe –tal era el nombre verdadero de de Alas- nos cuenta que el poeta nació a fines del siglo dieciocho en el seno de una familia de la élite colombiana; de adolescente se hizo revolucionario y luego de pelear en guerras civiles abandonó su patria, viviendo en Ecuador, Perú y Chile. Fue en este último país donde alcanzó la fama en los Juegos Florales que ganó Gabriela Mistral con los "Sonetos de la muerte" en 1914, donde obtuvo una mención con un "Salmo de amor" en castellano medieval. Pero él pensaba que “triunfar en Buenos Aires era la gloria más hermosa a que puede aspirar un poeta”, y vino.

“No leáis este libro! –que es satánico y triste-
¡No leáis este Libro! Que el infierno en él zumba-
No leáis este libro –que lloró lo que existe-“

Sin embargo, cuando el compilador conoció al poeta y éste le contó su deseo de triunfar en estas tierras, le advirtió:
- Vea amigo, si usted quiere triunfar, váyase hoy mismo. Huya. Vuele. Aquí nadie triunfa. Aquí sobrevivimos. Nada más.

No le hizo caso nuestro poeta y se dedicó al ejercicio del periodismo con discreto éxito. Un pintor inglés lo alojó en su casona de Bánfield “hasta que encuentres quien te pague mejor” Allí escribía, leía y traducía a su querido Oscar Wilde, y siempre lo acompañaba un viejo perro que vivía con el pintor.


El 5 de marzo de 1918 de Alas se suicidó en la casa de su amigo. Nos cuenta su compilador:
“Los 32 años de edad que tenía le pesaban como si hubiera vivido siempre en la opulencia…Atardecía…Encerróse en su habitación. Lloró sobre estos pobres papeles floridos de versos y escribió tres cartas” Una fue para su hermano, otra para el pintor que lo hospedaba y la última para un amigo a quien le cuenta ese “dolor enorme de sentirse solo ante la vida implacablemente hostil”
Como cumpliendo un extraño pacto de amistad, primero mató al viejo perro que lo había adoptado. Y el segundo balazo fue para él mismo.

En voz baja

Qué garra de tristeza, la que a mi Ser tortura,
Al verme cual un paria de todos olvidado…
Sin unos dulces ojos que miren mi amargura,
Ni besos que reanimen mi espíritu cansado.

La noche me hace muecas como de sepultura,
Cuando me rindo al duelo del hogar alquidado:
Todo es allí egoísta y encierra la pavura
De lo que no nos ama, ni que nos es amado.

No encontrar unos brazos de mujer, que me ciñan,
Ni una boca de fiebre, ni unas divinas ancas…
No escuchar esas frases que arrullen o que riñan!...

¡Oh,Corazón, detente! Porque al latir arrancas
Los hierros del suplicio, que anhelo te constriñan,
Para que no solloces ante unas manos blancas.



Cuando todos pensaban que se había matado por no triunfar en Buenos Aires, su amigo pintor echó luz sobre el final de de Alas:
“¿Sabe usted por qué se mató Claudio?...porque sabía mucho….Se mató porque su cerebro había profundizado la vida y poseía tan hondos conocimientos psicológicos, que se aislaba de la multitud para no hacer notar su diferencia de estatura…Vivía con los libros. Como Oscar Wilde, Claudio no había nacido para las reglas. Había nacido para las excepciones…”


Callada y sigilosamente me asesina
La espantable seguridad
De que yo seré un loco…!
En el terror de mi espíritu camina
Y la Sombra y la Muerte en mí convoco…
La noche me da miedo…Su soledad
Alza mil garras que me estrechan…

Por qué me gusta de Alas
Porque vivió y murió como un auténtico poeta maldito
Porque le gustaba comer, beber y el sexo en una época en que pecado y placer parecían sinónimos ("lo que es interesante no es nunca correcto")(2)
Porque escribió sobre temas escabrosos, desagradables cumpliendo la máxima baudeleriana de “no confundir las buenas costumbres con el arte”
Porque era moreno
Porque poca gente lo recuerda (ni siquiera Wikipedia)
Porque era colombiano
Porque el municipio de Lomas de Zamora (donde quedaba la casa del pintor) decidió homenajearlo poniendo su nombre a una calle oscura y peligrosa como él, detalle que hubiera sido genial de conocer los homenajeadores algo de la vida y la muerte del poeta, en lugar de dedicarle la única callejuela disponible...(3)
Porque nosotros también hemos sentido ese “dolor enorme de sentirse solo ante la vida implacablemente hostil”
¡Porque mezclaba el sexo y el amor con la religión!:
.
Una historia terrible
Sor Lyrio era una monja de lánguida mirada
con formas pubescentes y una blancura astral:
Sor Lyrio dirigía, piadosa y resignada,
la "Sala de San Bruno" en un viejo hospital…
//
Su blanca mano suave, era solicitada
por todos los enfermos, para aliviar su mal...
porque Sor Lyrio era, como una iluminada,
que retrataba el cielo en su carita oval.
//
Su historia, era una historia de todos ignorada:
pero las malas lenguas corrian el rumor…
de que estaba entre monjas por cuitas de amor.
//
Sor Lyrio de esas cosas no dijo nunca nada;
pero amorosa historia tenía Ella guardada,
pues al oír los dichos, prendíase en rubor.
II...
Y sucedió que un día -enfermo y macilento-
a la “Sala San Bruno” un buen poeta entró:
y era joven, tan dulce, lleno de sentimiento,
que a la santa Sor Lyrio el alma cautivó...
//
Después de algunos días tuvo el presentimiento
de algo inmotivado, que la ruborizó;
pero a pesar de todo, con cariñoso tiento,
como a ningún enfermo, Sor Lyrio lo cuidó.
//
Tan milagrosas fueron sus manos de alabastros;
tanto su santa boca a Dios lo encomendó,
que prodigiosamente el bardo mejoró.
//
Pero las malas lenguas, que siempre buscan rastros,
murmuran que Sor Lyrio, en una noche de astros,
por su piedad vencida, con el poeta huyó...
ANATEMA
.
Las monjas desde entonces, refiere el pecado
diciendo que el poeta era un endemoniado...
¡Embajador del Diablo! ¡Espíritu del mal!
Y agregan que Sor Lyrio se encuentra condenada...
¡Pero en la faz de todas surge una llamarada
si algún poeta enfermo penetra al hospital.
.
Porque algunas de sus pinturas parecen tangos brutales:
.
Carne viva

Es bella, es rubia, es turbadora, es alta:
Bebe champagne y fuma cigarrillos;
Y si del mórbido automóvil salta,
La pantorrilla ostenta y sus anillos.

Al hablar del amor, vibra y se exalta;
Cual si esgrimiera lúbricos cuchillos;
Y es su marido un hombre que resalta
Entre los vuejos castos y sencillos…

Al casarse con él, era una llama,
Que encendida con vicios solitarios,
Hizo del goce turbulento drama…

Y, hoy van unidos: como dos calvarios:
Él un buey manso, que el placer no ama,
Y ella, a su diestra, sin amor ni ovarios…

Porque Buenos Aires lo mató (conmigo no pudo, antes me refugié en Misiones)
Porque no sé si tiene una tumba visitable.
Por todo eso yo, Francis Oliverio Recúpero, el último poeta maldito y único argentino, he tenido el honor de presentarles a un grande verdadero y olvidado: Claudio de Alas
.
Notas
(1) No seré yo quien cuente esa historia.
(2) Lady Windermere en “El Crimen de lord Arthur Savile” de Oscar Wilde
(3) La calle Claudio de Alas se encuentra en Ingeniero Budge, Municipio de Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires.

Bibliografía de Claudio de Alas
En Chile: Salmos de muerte y pecado, Fuego y tinieblas o el drama de la legación alemana [Santiago de Chile, 1909], y una biografía de Arturo Alessandri. En Buenos Aires: El cansancio de Claudio Alas, Visiones y realidades y la novela La herencia de la sangre [ 1919].

Fuentes de Francis Oliverio Recúpero:
“Salmos de muerte y pecado”
“El cansancio de Claudio Alas”
“Claudio de Alas” por Harold Alvarado Tenorio http://www.haroldalvaradotenorio.com/ensayos/claudio_de_alas.html


A la memoria de Juan March

30 comentarios:

  1. Hay historias que no se pueden contar.
    Hay amores que no se pueden vivir.
    Hay quien prefiere vivir la muerte a morir la vida.
    La sobrina nieta de Juan March atesora en sus libros, su memoria. Esta maldita página que usted ha escrito, es ahora parte de ellos.

    El alma de Claudio de Alas atravesó la distancia, para llegar hasta mi calabozo y abrazarme.
    Mme. Caillaux

    ResponderEliminar
  2. Gran poeta, se agradece el descubrimiento, bajo la cortina de una sociedad ciega, cuántos poetas permancen intactos, solos, desconocidos, pero al final la poesía siempre triunfa. Excelente post.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por esta nota,releo constantemente a Claudio de Alas, guardo copia de sus tres últimas cartas,el original de la fotografía que acompaña su página, tiene una tumba visitable, huérfana de amores,nadie derrama llantos , nadie coloca flores, como él predijera en sus versos, una columna trunca donde alguien , muchos años después colocó una cruz, un tango con su letra , "Eco il Mondo" , Melingo, 2007, "Maldito Tango"
    Hugo Lafourcade
    hlafourcade@hotmail.com
    Buenos Aires

    ResponderEliminar
  4. Excelente el blog, la mentalidad de este personaje fue tan "repugnante" ante los demas que prefirio dar fin a su genialidad quitandose la vida...
    Por cierto yo vivo en Ingeniero Budge, precisamente en la calle Claudio de Alas, conocida popolarmente como la "21"...

    Adios, gracias por los parrafos escritos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo trabajo de profesor en ing. budge en lomas de zamora en buenos aires en la escuela media n°24 a dos cuadras de claudio de alas y estuvimos hablando del poeta y su historia de amor

      Eliminar
    2. estos textos son de francis oliverio recupero.... me parece que despues de bodas del cielo y el infierno de Blake no hubo nada ni nadie más maldito... bukovsky es super realista

      Eliminar
  5. descubri un viejo libro en la bibloteca de mi escuela tengo el libro de psalmo de muerte y pecado y es un exelente poeta en cada pagina esta plegada su alma inmortal ,que pena que aca en bs as no sepan de su historia y no ayan libros de su autoria es una lastima :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esta tan maldito como blake? claudio de alas me parece mal catalogado en poeta maldito

      Eliminar
  6. Desde hace mucho quería recordar ese poema de Sor Lyrio que leí cuando era muy niña y me encantó recuperarlo aquí! Hay tantos poemas que parece han sido sepultados en el Cementerio de los Poemas Olvidados!

    ResponderEliminar
  7. Me alegra mucho ver que de vez en cuando alguien de con esta pequeña crónica sobre el poeta. Y más me alegra comprobar que algunos vecinos de Lomas de Zamora sepan quien fue el titular de esa calle. De esta forma se disipa el temor que sentían Borges y Bioy Casares, quienes pensaban que con el paso del tiempo los transeúntes olvidan a la persona homenajeada y la transforman en una calle y nada más.
    Muchas gracias por sus visitas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. realmente estaba claudio de alas tan maldito como blake? en bodas del cielo y el infierno? a mi ese libro me dio temor y placer...claudio de alas me parece mal catalogado como maldito.....

      Eliminar
  8. Di con este poeta por que ricardo darin ( actor argentino) lo nombro en una entrevista diciendo que su padre admiraba a este poeta y dijo que era un poeta "oscuro" lo cual al ver lo que escribió me parece genial

    ResponderEliminar
  9. Di con este poeta por que ricardo darin ( actor argentino) lo nombro en una entrevista diciendo que su padre admiraba a este poeta y dijo que era un poeta "oscuro" lo cual al ver lo que escribió me parece genial

    ResponderEliminar
  10. villademoros maria josefa.3 de noviembre de 2013, 17:01

    vivo en USHUAIA, pero me crie en INGENIERO BUDGE, y mi padre me ablaba de los nombres de las calles y siempre lo tengo presente, gracias mil gracias

    ResponderEliminar
  11. HACE 40 AÑOS VIAJANDO EN TREN, EN EL SUR DE CHILE, UN JOVEN QUE SE IBA DE MOCHILERO ME REGALO EL LIBRO EL CANSANCIO DE CLAUDIO DE ALAS, .LAMENTABLEMENTE EN UN SINIESTRO LO PERDI.. ME EMOCIONA MUCHO ENCONTRAR AHORA ESCRITOS DE EL.. GRACIAS POR HACERLOS LLEGAR AL PUBLICO,, REALMENTESON HERMOSOS ...YAMILE

    ResponderEliminar
  12. el último poeta maldito soy yo,jajaja. excelente nota

    ResponderEliminar
  13. La parte ultima estrofa, despu[es de anatema, hace parte del poema una historia terrible? Pues no lo veo asi en otras paginas.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  14. Lo admiro terriblemente y la lectura de sus versos inunda mi alma de sentires encontrados, cuanta belleza esconden sus poemas, cuanta angustia del vivir , cuanta incomprensión de su existir en un mundo indiferente...

    ResponderEliminar
  15. No dejen de leer el poema negro de Claudio de Alas en la obra el cansancio Soy hojaS verdeS como Uribe un profundo desconocido

    ResponderEliminar
  16. Cuando moría me enlazó en su brazo,
    Cual reptil de palpitante raso
    Y con voz afiebrada y lastimera
    En recuerdo de toda su belleza
    Me dejaba su blanca calavera.

    Que robara a la hambrienta sepultura
    Ese último jirón de su hermosura,
    Que una lívida amante me sería,
    Y en mis horas, alegres o de duelo,
    Su alma descendiendo desde el cielo
    A través de sus cuencas me vería.

    Y pasó el tiempo…
    El ave silenciosa del recuerdo
    Voló sobre su fosa
    Llamándome a cumplir aquél pedido.
    Cual lúgubre flor de sus amores
    Me dejó en los postreros estertores
    Temerosa a los lutos del olvido.


    Y era de noche… Oscuridad y viento…
    La lluvia desgarraba el firmamento
    Batida en sus ramajes la espesura
    Los jardines tronchados y barridos
    Y el mar, los estruendos, los rugidos
    Resonaban a lo lejos con pavura.

    Ardiente el corazón, los miembros yertos
    Escale la muralla de los muertos,
    Y pensando en la súplica postrera
    De esa lívida novia del misterio
    Me perdí en el profundo cementerio
    Porque iba a robar su calavera.

    Por las calles desiertas y medrosas,
    Buscando en los letreros de las fosas
    Llegue hasta su sepulcro solitario…
    El viento en los cipreses sollozaba
    Y la lluvia furiosa me azotaba
    Cual queriendo arrojarme del osario.

    De una lámpara sorda bajo el brillo
    Su mármol quebranté con un martillo…
    Del fatídico abismo, negro y hondo,
    De la tumba la puerta entenebrida
    Abierta contemple, y de entre su fondo,
    ¡Botó una bocanada corrompida!

    Y en lo profundo de la negra caja
    Entre blancos jirones de mortaja
    La miré desleída y pestilente.
    Sepultadas sus formas y sus manos
    Entre olas hirvientes de gusanos
    Que tragaban su carne lentamente.

    En sus sienes mechones de cabellos
    Y sus ojos… Ay, como ningunos bellos!
    Convertidos en cuencas pavorosas
    En su boca, que fue roja granada,
    Una muda y horrible carcajada,
    Y sus pechos en piltrafas asquerosas.

    De su belleza que radió cual astro
    No quedaba allí ni tan siquiera un rastro,
    Era un informe y corrompido andrajo…
    La miré contristado, mudo, inerte
    Y medité en los festines de la muerte
    Y me hundí en el sepulcro abierto a tajos.

    Temerosas tendiéronse mis manos
    A aquel inmenso hervidero de gusanos.
    Busque de la garganta las junturas…
    Nervioso retorcí, hubo traquidos
    De huesos arrancados y partidos
    Hasta que hollando vil la sepultura.

    Huí miedoso entre las sombras crueles
    Creyendo que los muertos en tropeles
    Levantaban sus formas descarnadas
    Corriendo a rescatar su calavera,
    De esa yerta y silente compañera
    De la lóbrega noche de la nada.

    Eso pasó… fue ayer… hoy, en mi mesa,
    Cual escombro final de su belleza,
    Helada, muda, lívida e inerte…
    Sobre mis libros en montón reposa
    Como una gigantesca y blanca rosa
    Que ostentase la risa de la muerte.

    Sus grandes cuencas, como dos cavernas,
    Me contempla inmóviles y eternas.
    Atónito al mirarlas me figuro
    Que su alma tal vez huya del cielo,
    Para, triste, silente y con anhelo,
    Mirarme allá, desde su fondo oscuro.

    Y entonces con amor llego hasta Ella
    Y cual si fuera cuando viva y bella
    Por sus huesos mis manos se deslizan…
    Siento de ansias el corazón opreso
    Y, en el instante que le doy un beso,
    Me encuentro ¡Ay, con su macabra risa!.

    Y allá, de la alta noche cuando escribo,
    Ante su faz sintiéndome cautivo
    Me parece que se abren sus quijadas…
    Y que en frases muy tiernas, temblorosas,
    Me pide que le diga blandas cosas
    Como en noches amantes y borradas.

    Y soñando la veo transformarse
    En la bella de entonces y acercarse
    Y sentirme yo suyo… y ella mía…
    Más, al instante mi pupila advierte,
    Que no es si no la imagen de la muerte
    Que me contempla estática y sombría.

    Ya llevan muchos tiempos estos amores.
    Es ella quien conoce mis dolores
    Y los sueños todos de mi vida entera…
    Ella me da la desnudez que viste
    Y yo el cariño de mi alma triste
    Teniéndola de novia hasta que muera.

    Y cuando rompa de la vida el lazo
    Que cual Ella a mí la enlazará mi brazo
    Y antes que en mi redor todo sucumba
    Le diré como frase postrimera
    ¡Acompáñame, pobre calavera!
    ¡Acompáñame, amada hasta la tumba!

    Autor: Claudio de Alas Subido por hojaS verdeS

    ResponderEliminar
  17. Un genio... Y los genios no suelen acostumbrarse a este mundo!

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aris...!!! Por qué borraste tu comentario s/ Claudio de Alas? Seguro que era lo justo por decir...

      Eliminar
  19. Me gusta el poema El Poema Negro, lastima que Colombia nadie lo conoce

    ResponderEliminar
  20. Me gusta el Poema Negro de Claudio de Alas, lástima que en Colombia nadie la conoce-

    ResponderEliminar
  21. un gran homenaje le hizo el músico venezolano Paul Guillman, con su versión de El poema negro, que hoy forma parte del Heavy Metal LatinoAmericano

    ResponderEliminar
  22. Conocí a este poeta por un profesor, vecino, amigo... me enseñor de literatura, física, química, matemáticas. . Y guardo "el poema negro" como un recuerdo bello de aquellos tiempos.. un grande Claudio de Alas, que maravilloso poeta.. y el olvido q no es olvido.. solo un receso en el tiempo...

    ResponderEliminar
  23. Muy buenos comentarios. Mi Padre que me inició en la lectura, me leía siempre sus poemas.Que a mi me encantaban.

    ResponderEliminar
  24. lo admiro profundamente ,un señor me regalo una hoja donde estaba poema negro me impacto genio,.- gracias

    ResponderEliminar